GUÍA ECOMMERCE: ¿Cuánto cuesta crear una tienda online?

GUÍA ECOMMERCE:

¿Cuánto cuesta crear una tienda online?

Crear una tienda online cuesta tiempo y dinero pero, quizás todavía no te has lanzado al mundo de los negocios online por miedo a meterte en un “pozo sin fondo”, por no saber, a priori, qué presupuesto necesitas para crear una tienda que cuente con un potencial digno de generar unos beneficios atractivos para tu economía.

Si ya dispones de una tienda “convencional” sabrás, que para empezar un negocio es necesario constituirse como empresa o como empresario individual y que, crear una sociedad, necesita un capital inicial para emprender su andadura. Pero, aunque conviene que conozcas ese dato,  esto lo dejamos para los expertos en asesoramiento fiscal y vamos a centrarnos en todos aquellos presupuestos que debes pedir, valorar y decidir, en el momento que crees tu tienda online. Presta atención.
Si desea crear tu tienda Online te invitamos a que visites unas de las mejores plataformas de comercio electrónico en el mundo: https://es.shopify.com

Crear una tienda online: por dónde empezar.

1. Crea tu plan de negocio.

Antes de lanzarte a la piscina de la venta de online tienes que tener claro qué esperas de tu negocio, es decir, qué beneficios quieres que te reporte y a qué plazo los esperas. Es decir, si inviertes mucho al principio, es lógico que necesites más tiempo para recuperar tu inversión. Sin embargo, si empiezas por un negocio “modesto” pero potente puedes empezar a crecer por escalas, según vayas recuperando el dinero invertido, reinvirtiéndolo en nuevas propuestas. Sin embargo, debes saber que los consumidores son muy exigentes y no se conforman con servicios mínimos, sino que para estar a la vanguardia de la competencia, necesitas no ya diferenciarte sino, al menos, estar a su altura.


Los negocios que ya cuentan con una sede física o tienda convencional, ya cuentan con una clientela consolidada y, aquellas otras que empiezan de cero deben lograrla.
Para empezar con tu plan de negocio debes tener en cuenta:

  • Qué quieres vender.
  • Cómo lo quieres vender ( solo en tienda online o contar también con una tienda física).
  • Qué beneficios esperas y en qué plazos.
  • Qué presupuesto tienes para e-commerce y marketing.

2. Pide presupuestos.

Primero necesitas saber de cuánto capital dispones para poder hacerte a una idea. Existen precios de todo tipo, más o menos amplios pero debes valorar los servicios que te da cada empresa con la que contratres. No descuides pedir un presupuesto para saber qué empresas, plataformas o software puedes permitirte y cuales, por el momento, debes dejar a un lado. Una tienda online debe tener, al menos:

  • Un nombre de dominio.
  • Un hosting donde albergar la tienda.
  • Una plataforma de e-commerce donde montarla.
  • Métodos de pago para clientes.
  • Envíos y servicios de paquetería.
  • Marketing digital.
  • Diseño de la web.

 

Podemos decirte también que, según como manejes el tema de la informática o el marketing, existen determinados aspectos que puedes gestionarte tú mismo, como por ejemplo el marketing empresarial, contratando, anuncios en Google o redes sociales como Facebook o Instagram, creando sorteos o publicaciones que inviten a visitar tu página y generar tráfico hacia ella.

Por lo que respecta al tema de diseño de la web, es una cuestión más bien estética pero importantísima ya que, en un negocio en el que no existe contacto físico, el visual es el 90% del atractivo de los negocios, sin descuidar, la estructura de la página (imagina entrar en una tienda física y no encontrar nada, por su desorden, lo mismo ocurre en los negocios online).

- Plataformas de ecommerce:

Es posiblemente el punto más importante porque puede englobar los servicios enumerados, como el hosting, el registro del nombre de dominio o gestionarte los servicios de pago seguro. Podemos decir que una plataforma de ecommerce completa va a gestionarte desde la elección del nombre de tu web, hasta su registro, contando con herramientas tan aptas y gratuitas como los registradores de nombres de dominio acreditados por ICANN, de esta forma, sólo deberás chequear que el nombre elegido está disponible y registrarlo (eso sí, pagando por su adquisición). Debes tener en cuenta, también, que la adquisición no es definitiva, sino que vas a tener que estar renovando el cánon de manera anual. Por ello, descuida de las ofertas de “primer año gratis”, ya que suele ser en el momento de la renovación donde los precios se disparan.

Además, debes tener en cuenta que según la extensión de dominio que elijas, el nombre de tu web tendrá uno u otro precio. Una buena plataforma de ecommerce debe ofrecerte todas las alternativas diferentes existentes en el mercado para que, según tu presupuesto y tus necesidades, elijas la que más te conviene. Por ejemplo, los dominios comerciales han venido usando habitualmente la extensión “.com”, si bien su demanda ha hecho que los precios se disparen. Por ello, muchas plataformas, con sus registradores propios, han creado nuevas extensiones como “.tienda”, “.shop” o similares con el fin de que se abaraten los costes y se ofrezca el mismo servicio. Sin embargo, el dominio “.com” sigue siendo el Rey del marketing y del posicionamiento.

De entre estas opciones, destaca la ofertada por Shopify, que es una plataforma que opera a nivel mundial, ofreciendo servicios de todo tipo. Su panel de control es sencillo, desde el que puedes conectar las aplicaciones de pago, envío y demás.

Hablando ahora de las plataformas de pago y gestión de envíos, conviene recordar que existen tarifas preestablecidas por cada una de las empresas. Por ejemplo, si tienes intención de vender bastante, te conviene contratar una tarifa plana y que la empresa de envío te cobre siempre lo mismo, tengas uno o cien envíos mensuales. Los envíos, además, dependerán del alcance de los mismos, si van a ser nacionales, locales o internacionales.

Lo mismo sucede con las plataformas de pago, que cobran cánones o tasas por el uso de sus servicios. Paypal, por ejemplo, tiene una tarifa base para empresarios mientras que los bancos negocian con sus clientes las condiciones. Por ello, es importante que hables con la entidad donde tengas abierta la cuenta donde van a producirse los ingresos por las compras, con el fin de que te oferten las tarifas.

Menú de cierre