Las consecuencias negativas de un mal diseño de logo

Dejando a un lado los consejos y los beneficios de un nuevo logo, vayamos a un lugar donde nunca debemos llegar, ni pisar: el diseño de un mal logo. Hay que pensar bien en la sociedad de hoy en día antes de lanzar un nuevo logo, ya que lo que nos parece gracioso a nosotros, al público le puede parecer horroroso o insultante. Os enseñamos las consecuencias negativas de un mal diseño.

1. Adiós y hasta nunca

Con un mal logo, espantarás la clientela a un ritmo vertiginoso, algo que no pensarás que existía hasta que llega el momento en el que lo vives en tus propias carnes. Una mala elección de logo o un mal diseño, puede reportar muchas pérdidas a tu negocio online, ya que en un mundo con tanta competencia esto es esencial.

Verifica bien si el logo tiene la calidad suficiente para representar a un negocio importante, ya sea con opiniones de amigos, clientes o en un foro con otros usuarios. No renueves tu logo por el primer diseño que se te ocurra.

2. Empeorar el trabajo

Hacemos referencia, en este caso, a cuando decidimos cambiar de logo y empeoramos la imagen del anterior. Una de las reacciones primarias suele ser: “No toques lo que funciona, si no lo hubieras tocado, no habría pasado nada”. Tampoco hay que llevarlo al extremo, es una mala decisión, nada más; te toca renovarlo otra vez, para intentar que los efectos no lleguen hasta el final.

El diseño de logos es una tarea complicada, pero no es nada comparado con volver a partir de cero en tu empresa. Hay muchos ejemplos en la red de empresas que decidieron actualizar su logo y lo hicieron realmente mal.

3. Destacar negativamente

Cuando hay un buen diseño destacas entre la competencia; lamentablemente, ocurre lo mismo si el diseño no es bueno, sino horrible. Puede que, incluso, te conviertas en Trending Topic como claro ejemplo que no debes seguir a la hora de renovar tu logo. Ten cuidado con estas cosas porque la gente es muy envidiosa y solo quiere ver cómo te hundes.

Ciertas personas aseguran que la mala publicidad, es buena publicidad también. No cojas esto de forma literal porque es como tirarse al abísmo. Dependiendo de cómo ingrese dinero la empresa, será buena la mala publicidad o no; por lo que, si vendemos zapatos, un mal logo no nos va a hacer buena publicidad.

4. Mal sabor de boca

Si el nuevo logo o el logo que tienes pensado usar para tu empresa no es bonito, ni atractivo, el consumidor que quiera comprar en tu tienda va a tener que verlo por todas partes, hasta cuando reciba el producto. Se puede decir que esto puede reportar una mala experiencia o una experiencia desagradable a ciertos consumidores que crean que tu logo es feísimo.

Presta atención a los detalles porque te salvarán o te enterrarán cuando hagas un diseño. Con el logo, también tiene que ir en armonía un conjunto de elementos como la fuente, el color, etc. Elegir un logo no es tan sencillo como creías ¿Verdad?


No puedes elegir a cualquier persona para hacer un logo de empresa, ya que requiere muchas cosas más que un simple diseño. Debes mandar un mensaje, presentar una carta de presentación con ese logo. La imagen lo es todo y el logotipo de la marca no puede serlo menos, así que no escatimes a la hora de hacer tu logo porque puede marcar la diferencia entre un gran logo o un logo que no te aporta nada.

"You have doubts about some of our services, leave us your number and we will call you"

Cerrar menú